El lenguaje antes del habla

0

El lenguaje de los niños antes de las primeras palabras

niña-bebé-lazo-pelook

Por Inés Barbero Paniagua. Directora Gabinete DINAF

Desde que nacen nuestros hijos nosotros, como padres, tenemos el gran poder y la enorme responsabilidad de enriquecer su desarrollo global y el lenguaje es, sin duda, un área de suma importancia en su desarrollo. Empecemos por entender que el lenguaje no solo es el habla, no solo se reduce a “cuando empiezan a hablar”. Existen ciertos pre-requisitos básicos y fundamentales previos a la aparición de las primeras palabras y el cómo se desarrollen e integren en el niño será  determinante para la prevención de posibles futuras alteraciones.

Estos  pre-requisitos de los que hablamos empiezan a aparecer desde los primeros meses de vida  y están relacionados con la atención, la memoria, la capacidad de imitación, la capacidad de señalar,  el contacto ocular, el juego simbólico o el uso de turnos entre otros. Es decir, que ya hay lenguaje cuando el bebé nos mira y sonríe, cuando hace una pedorreta y espera tu reacción o cuando pregunta ¿dónde está papá?, y este le mira.

Pautas para comunicarte con tu bebé

¿Qué puedo hacer como padre o madre para fomentar dichos pre-requisitos en el día a día con mi hija/o? A continuación describo solo algunas de las habilidades previas a la aparición del lenguaje oral pero son muchas más y os invito a que las vayáis descubriendo junto con ellos. Vayamos por partes:

papá-con-bebéok

  • Mirar a los ojos a nuestro bebé desde el mismo día de su nacimiento es de vital importancia. Ese contacto ocular es uno de los pilares de la comunicación entre humanos y resulta esencial para que esta sea Cuando los niños van creciendo, conviene seguir  teniendo en cuenta la importancia de dicho contacto visual.  Si nuestro hijo/a  tiende a presentar escaso contacto ocular o muestra dificultad para mantenerlo, podemos ayudarle redirigiendo su cabecita a nosotros cuando le hablamos (simplemente guiando su barbilla con nuestra mano). Además, debemos procurar situarnos a su altura para favorecer así la atención y comprensión del mensaje que le queremos transmitir.
  • Festejar y reforzar positivamente cada intención comunicativa de nuestro hijo, aunque sea los primeros balbuceos cuando es un bebé. ¿Cómo? Por ejemplo, contestando a esos primeros balbuceos o sonidos orales que realizan los bebés sin intención comunicativa con nuevos sonidos o palabras, otorgándole así esa intención que en principio ellos no tenían. A la par, estaremos fomentando los “turnos de habla” o la capacidad de imitación.
  • Los turnos forman parte fundamental del lenguaje y la comunicación. A través del respeto de dichos turnos favorecemos también la capacidad de escucha y atención, básicos también en la comunicación. Podemos reforzar estas habilidades a través de juegos en los que vengan implícitos turnos: por ej. juegos de pasarse el balón mientras decimos cosas de color rojo.

niño-indicar-con-dedo-ok

  • Cuando el niño comienza a señalar se empiezan a abrir muchas ventanas en la comunicación: podemos comenzar a denominar, a jugar al ¿dónde está?, etc. La capacidad de señalar constituye, entre otras cosas, una habilidad no verbal referencial de suma importancia pues con ese gesto el niño atrae la atención del adulto hacia el referente de interés. Además, constituye una herramienta de comunicación no verbal a través de la cual el niño irá ampliando su vocabulario (al señalar se produce una reacción verbal del adulto). También, a través de la señalización el niño comienza a hacer diferentes usos del lenguaje, pues dicho gesto puede tener una función imperativa (“dame este objeto”) o declarativa (“fíjate en este objeto”). Si llegada la edad observamos que nuestro hijo/a no señala, podemos ayudarle cogiéndole nosotros la manita y llevándola al objeto mientras decimos el nombre del objeto o “¡aquí está!”.

En definitiva, resulta de vital importancia que los padres sepan que el desarrollo del lenguaje de los niños no comienza con la aparición de las primeras palabras y que tener esto en cuenta ayudará a favorecer entre todos un adecuado desarrollo del lenguaje en nuestro hijo desde los primeros meses de vida. Como padres debemos desarrollar una gran capacidad de observación y siempre, ante cualquier duda, es aconsejable consultar a un especialista.

Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up