“La centésima puerta”, la última novela de Alfredo Cernuda

0

Ya está a la venta “La Centésima puerta”, de Alfredo Cernuda.

foto-alfredo-cernuda-2ok

Ayer salió a la venta la última novela de Alfredo Cernuda, “La centésima puerta”. Una novela de intrigas, amores y traiciones, que llevará al lector por mundos fantásticos y tenebrosos donde el presente se mezcla con el pasado y el futuro. A lo largo del libro conoceremos las aventuras de cinco personajes, unidos entre sí por “el Sello de los Destinos”, el mayor tesoro de la humanidad. Las vidas de todos ellos se entremezclan en su afán por lograr sus objetivos vitales.

foto-alfredo-cernuda-1okAlfredo Cernuda es —además de escritor— actor de teatro, cine y televisión, así como director de doblaje y autor dramático. Su primera incursión en el mundo de la novela le valió el premio Vaqueiro de honor de 2010 por “El soñador ajeno” (2009). A esta primera novela le siguió “La Amante Imperfecta” (2012) y tras ella, “La centésima puerta”. Como director de doblaje, ha dirigido películas como “Peter Pan: el regreso al País de Nunca Jamás”, “El emperador y sus locuras”, “Ratatouille” o “Cars”, entre otras.

Actualmente, y tras finalizar su participación en la obra de teatro “Taxi”, se encuentra dirigiendo el doblaje de la serie infantil “Tex”, para Clan Tv, y “Wentworth” (serie australiana de mucho éxito que aún no ha llegado a España).

Hablamos con Alfredo Cernuda sobre su novela “La centésima puerta”:

P.- ¿Cómo describiría la novela de manera breve?

R.- A pesar de contener datos históricos y reales, no la situaría como una novela histórica. Hay quienes me han preguntado si era una novela real o de ficción por los temas que se tocan en ella como la implantación de microchips, la alquimia, el sexo tántrico, la regresión al pasado…Yo diría que la realidad es muy mentirosa, dependiendo de lo que uno crea. Para mi es una novela de intriga, de amor, de pasión, de viaje espiritual a ciertos mundos que aunque siempre han estado allí, han permanecido ocultos.

P.- La trama principal gira en torno al saqueo del Museo y la Biblioteca de Bagdad en el año 2003.

R.- El saqueo es el detonante de la historia. En el año 2003, cuando Bagdad cayó en poder estadounidense, los militares prefirieron proteger los campos petrolíferos dejando al descubierto el Museo y la Biblioteca y desoyendo así las advertencias de la ONU. Y ocurrió que llegaron bandas de saqueadores al Museo Nacional, con camiones y grúas para llevarse objetos pesados, y desaparecieron más de 170.000 piezas del museo. Antigüedades de Sumeria y Babilonia. Borraron la memoria de la humanidad. Seis meses antes, miembros de la ACCP —American Council for Cultural Policy—, organización que pretende legalizar los objetos arqueológicos robados , se reunieron con George Bush. Tras la reunión, cuando el ejército americano llega a Bagdad, se permite —o no se hace nada por impedir— que los saqueadores roben y destruyan el museo, resulta curioso.

El saqueo es el detonante de la historia, pero lo que he pretendido plasmar en la obra es una novela de intriga, amor incondicional, de gente que busca lo que todos, sus sueños y la felicidad a través de algo que nunca llega.

P.- Tras haber investigado sobre el tema para el libro, ¿qué teoría maneja acerca de Bush y los saqueos?

R.- Estoy convencido de que fue un pacto para dejar que determinada gente se llevara las piezas que querían del Museo Nacional y de la Biblioteca y después la quemaron. ¿Fueron tan ineptos —el ejército estadounidense— como para dejar que eso ocurriera o había algo más?

P.- ¿A qué piensa que se debió la escasa mención de dichos saqueos en los medios de la época?

R.- En el libro menciono importantes personalidades como catedráticos e intelectuales, además de algunos periódicos, quejándose de la lobotomía que habían hecho a la memoria de la humanidad. Pero si es cierto que los grandes medios pasaron un poco por alto esta noticia.

foto-alfredo-cernuda-3ok

P.- ¿Qué caracteriza a los personajes de la obra?

R.- Lo que pretendía es que los personajes fueran una mezcla de nosotros mismos, de los sueños que tenemos. Todos los personajes van buscando la felicidad, incluso los que no son tan buenos en sus relaciones con los demás. Gabriela persigue la felicidad al intentar conocer quién es su madre. Ayman Mansûr tiene que hacer que se cumpla la profecía sumeria y reencontrarse con Bashira, su gran amor. El profesor John Miller desea estar con su mujer. Para Noah Stein la felicidad está en llegar al poder. Michael Fellerstone obtiene felicidad con el dolor ajeno. En definitiva, todos van buscando lo mismo, pensando que eso que buscan les va a dar la felicidad.

P.- ¿Cuál ha sido el motivo de elección de los escenarios por los que transcurre la obra?

R.-Tenía que buscar escenarios reales, que fueran lógicos dentro de la trama. Madrid lo conozco muy bien como para describir los sitios por donde pasan los personajes. Turquía es un país que conozco al que he ido mucho;  Konya (Turquía) e Ízmir (Esmirna, Turquía), son ciudades míticas, con un encanto especial.  Barcelona fue elegida porque los barcos que venían de Turquía atracaban en la ciudad condal.

cartel-presentacion-la-centesima-puertaokP.- La centésima puerta reúne todos los requisitos para ser llevada a la gran pantalla: acción, suspense, amor y ficción. Si la novela fuera adoptada al cine, ¿qué personaje le gustaría interpretar?

R.- Uno de los personajes míos preferidos y que me parece digno de admiración es Ayman Mansûr. Un hombre enamorado de Bashira y que abandona su vida por la idea romántica de que se cumpla el destino, de que se cumpla la profecía, de intentar no caer en manos de quienes nos gobiernan en la sombra. Un hombre que hace un sacrificio por la humanidad cuando lo que él quiere es quedarse con el gran amor de su vida.

P.- ¿Qué pretendía al escribir la obra y con qué se encontró tras escribirla?

R.- Yo pretendía hacer una novela de intriga y amor, y tocar diferentes mundos, y me he encontrado como si todo estuviera predestinado. Hay una fuerza oculta, que en el libro es Michael Fellerstone —nombre ficticio tras el que se oculta una persona real—que lo tiene todo planeado, pero que no siempre logra sus objetivos. A medida que he ido recabando datos para el libro me he sobrecogido al pensar que estamos en un mundo extraño, donde se han perdido valores maravillosos como la solidaridad. Todo se aboga con el principio del individualismo. Me preocupa y a la vez me hace creer que cada vez tenemos que ser más personas.

Asimismo, lo que pretendía con el libro era plantear preguntas. Las respuestas están en cada uno de nosotros y cada cual tiene que buscar las suyas propias. Si el lector encuentra en el libro un tema que resuena en su interior, es porque debe investigarlo un poco más a fondo y quizás se lleve una sorpresa bastante agradable.

P.- Tengo entendido que le gusta frecuentar el barrio de Montecarmelo ya que además no vive lejos de éste. ¿Por dónde se deja caer cuando viene al barrio?

R.- Suelo frecuentar los restaurantes “CocinArte” y “La Felipa”. En este último, hacen un tataki de atún riquísimo que me gusta acompañar con un vino “La Planta”, D.O. Ribera del Duero. Además, voy tres días a la semana al Gimnasio Go Fit.

Al finalizar nuestra charla con Alfredo, nos comenta que en el libro hay una errata y con motivo de ésta se ha organizado un concurso en el cual los lectores de la novela tendrán que averiguar dónde está el error. El ganador obtendrá un premio. ¿Te animas?

Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up