Claves para afrontar el fracaso

0

a-que-esperas-para-fracasarok

¿Por qué vemos el fracaso como algo vergonzoso? Hablamos con Ricardo Cortines, autor del libro A qué esperas para fracasar (Ed. LID), que nos aporta una visión diferente sobre este concepto y nos invita a fracasar ya que, según el escritor, “solo fracasan los que dicen no fracasar, solo pierden los que no lo intentan”.
ricardo-cortinesok

Ricardo Cortines es un emprendedor nato nacido en Santander. Un hombre de negocios, formado en el mundo del Derecho, al que le gusta analizar la realidad que le rodea. Tras su primer libro Los osos ya no comen salmón, regresa con ¿A qué esperas para fracasar? donde habla sobre el fracaso y cómo afrontarlo.

P.- ¿Qué es el fracaso?

R.- El fracaso es cuando las cosas nos salen mal, sea lo que sea, desde que pierdas un millón de euros al montar una empresa hasta perder en una partida de ajedrez. La gente piensa que el fracaso es vergonzoso pero fracasar fracasamos todos, aunque sea en cosas nimias que pasan más desapercibidas.

P.- ¿Por qué es tan importante fracasar?

R.- El fracaso es el maestro integral que te forma como persona, es aprendizaje. Te enseña a valorar las cosas. Hay que aprender a fracasar menos y a gestionar el fracaso cuando llega.

En la cultura japonesa, por ejemplo, a los éxitos que vienen a la primera no le dan mucho valor. Yo no pienso que no haya que dar valor a éstos sino, más aún, a los éxitos que vienen tras uno o varios fracasos. Es necesario fracasar porque uno no nace sabiendo, el fracaso es aprendizaje.

camino-diferente-si

Cuando lo que estás haciendo no funciona, “toma nota, rectifica y cambia de dirección”.

P.- ¿Hay que insistir y perseverar siempre?

R.- Sí claro, hay que perseverar, pero no haciendo lo mismo que estabas haciendo, caer en el mismo error. Toma nota, rectifica y cambia de dirección. Hay errores que no se pueden arreglar y es mejor minimizar pérdidas.

P.- “El fracaso llama al fracaso”, ¿cómo revertir esta afirmación para que se convierta en “el éxito llama al éxito”?

R.- El fracaso llama al fracaso porque no se gestiona bien. Es difícil tener confianza cuando no has tenido más que fracasos. Es el éxito el que te da confianza en ti mismo, aunque hay veces que el éxito hace que te relajes y al relajarte te equivocas.

Si identificamos el éxito con ganar dinero, es más fácil hacer negocios teniendo dinero. Lo difícil es montar un negocio cuando no se tiene dinero.

Hay que buscarse una motivación y muchas veces la tenemos delante. El que tiene hijos, por ejemplo, tiene que seguir adelante por ellos.

P.- La crisis económica, ¿ha sido el cabeza de turco a quien culpar de nuestros fracasos?

R.- En mi caso, la crisis hizo quebrar mi negocio. Me dedicaba al sector del ladrillo en un momento en que no debí dedicarme a ello. No obstante, nunca le echaré la culpa a los bancos o a la crisis, fue mi responsabilidad porque debí haber visto que no era el momento.

Entiendo que la gente sí eche la culpa a la crisis porque ha influido muchísimo pero, hay que intentar prever las cosas y que no haya circunstancias externas, en la medida de lo posible, que influyan en el negocio que pretendas montar. Intentar ser independiente y autosuficiente, no pedir dinero prestado por si surgen dificultades, ser capaz de esquivarlas. Pierde lo que te puedas permitir perder.

pensarsi

Ante un fracaso, hay que analizar con exactitud cuál ha sido el problema para no volver a caer en el mismo error.

P.- ¿Qué consejos dar a aquellos que quieran emprender?

R.- Hay que ponerse en lo peor. Si tú crees que va a ir bien, seguramente irá regular; si crees que va a ir regular, irá mal.

La crisis ha hecho que muchas personas se hagan emprendedoras por necesidad y muchas han fracasado por la falta de experiencia o por no haber podido tomarse el tiempo suficiente para analizar qué montar y con quién. Y seguramente, tras un primer fracaso, el segundo negocio te vaya mejor pero, según las estadísticas, la mayoría de los emprendedores por necesidad tras un fracaso no quieren volver a montar otro negocio.

Ante un fracaso siempre hay una solución, a veces no es la que quisiéramos, pero siempre se encuentra. Si lo que tienes delante no te lo puedes permitir, todo lo que sea mejorar eso, ya es una buena decisión.

P.- ¿Cómo afrontar un fracaso?

  1. Estate alerta y reacciona con rapidez. Se trata de que el fracaso dure lo menos posible.
  2. Disecciona tu muerto. Saber con la mayor exactitud posible donde está el problema.
  3. Separa y recicla. En todo lo que hacemos hay siempre algo bueno. Arroja lo malo a la basura y recicla lo bueno.

P.- ¿Existen los suertudos? ¿Y los gafes?

R.- Los suertudos son aquellos que aprovechan sus oportunidades mientras que aquellos que dicen no tener suerte suelen estar más centrados en otras cosas y son incapaces de ver las oportunidades que se les presentan a diario.

Un gafe es aquél que no toma nota de las cosas. Cuando se fracasa hay un error previo. Si tomas nota del error, se supone que no lo vuelves a cometer. El que fracasa una y otra vez es que no se entera, que no ha tomado nota de lo que ha pasado. Al principio se suele fracasar porque tu cuaderno está en blanco, no tienes experiencia previa, pero cuando ya tienes un aprendizaje y has tomado notas, es más fácil no cometer los mismos errores.

Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up