Viaje al Monte Carmelo original

0

CONOCE DÓNDE SE ENCUENTRA EL MONTE CARMELO QUE HA SERVIDO PARA BAUTIZAR A NUESTRO BARRIO.

El pasado diciembre, medio centenar de vecinos de Montecarmelo y Mirasierra peregrinaron hasta Tierra Santa para disfrutar de la inolvidable experiencia de visitar el Monte Carmelo original.

La hermosura del huerto florido del Carmelo fue apreciada en todo su es¬plendor al comienzo de la peregrinación de ocho días a Tierra Santa. El guía del grupo, el padre Pedro, franciscano que sumaba 17 visitas a Tierra Santa este año, fue un extraordinario cicerone gracias no solo a su erudición, sino también a sus dotes de comunicación, que hicieron vivir profundamente cada una de las etapas del viaje.
En realidad, el Monte Carmelo es un espigón sobre el puerto de Haifa, que es la tercera ciudad en importancia de Israel, tras Tel Aviv y Jerusalem. El grupo de peregrinos llegó a primera hora de una tarde plácida y templada y se quedó visitando el lugar y escuchando entusiasmado las explicaciones mientras el sol suavemente se despedía del día sobre la bahía de Haifa.

El Monte Carmelo pertenece a una cadena de montañas de origen calcáreo con una lon¬gitud de 24 km., que arranca de la cordillera de Samaria, cuyas floridas laderas miran al Mediterráneo y al valle de Zabulón. La fe¬cundidad de sus huertos es la responsable del hermoso nombre, que ha servido para bautizar a nuestro barrio. En sus laderas brotan abun-dantes manantiales, por lo que en sus collados y gargantas crece una flora rica y variada, típicamente mediterránea: laureles, mirtos, encinas, tamarindos, cedros, algarrobos…

El profeta Elías vivió en Monte Carmelo y los cruzados construyeron sucesivos templos.
Parece ser que el Monte Carmelo fue habita¬do desde hace 60.000 años y sus habitantes se dedicaban a la caza de ciervos y gacelas. Logró la celebridad primero porque allí estableció el profeta Elías su escuela de profetismo y luego porque los cruzados fundaron en el lugar la Basílica de Nuestra Sra. del Carmen, que estuvo en el origen de la Orden Carmelitana.

Los carmelitas son una de las cuatro órdenes mendicantes (las otras son los agustinos, dominicos y franciscanos) que se dedicaban al apostolado en las urbes. Los carmelitas fueron fundados por ascetas europeos llega¬dos con los Cruzados a los Santos Lugares. En las expediciones cruzadas viajaban no solo soldados, sino también arquitectos, agricultores, escultores y ascetas europeos.
Actualmente puede visitarse la Basílica Stella Maris, con una airosa cúpula y un estilo neoclásico italiano, que data de 1836, la última reconstrucción, pues el templo ha sido destruido cuatro veces. Dentro de la iglesia destaca una admirable talla de María sedente, con el Niño y el escapulario, que responde a la advocación más popular de la Virgen. El convento adyacente, cuna de la orden carmelitana, alberga a religiosos estudiosos de la Sagrada Escritura.

Cuando el grupo terminó la visita al templo, desde lo alto del monte Carmelo pudo disfrutar de la sobrecogedora vista de la bahía de Haifa, con su gran puerto, donde se encuentran los barcos memorables del último éxodo, conver¬tidos en museo. En días claros también puede divisarse la frontera con el Líbano.
Los peregrinos experimentaron intensas sensa¬ciones durante los siguientes días recorriendo Nazareth, Belén, Tiberiades, el Mar Muerto y Jerusalem, hasta el punto de que varios declara¬ron que “fue el viaje de mi vida y creo que nunca podré disfrutar de otro igual”, pero para nuestra revista del barrio basta con dejar constancia de la inolvidable visita al Monte Carmelo.

El significado del nombre

Carmelo proviene de Kerem, que significa hermoso o florido, también huerto o Jardín de Dios, debido a la fertilidad de sus terrenos, poblados de bellos jardines. Por eso se llaman “cármenes” a las quintas andaluzas con huerto o jardín. Y por eso también se les da el nombre de Carmen a las muje¬res, por la hermosura que suelen alcanzar.
La Virgen del Carmen y su famoso esca¬pulario conforman seguramente la más importante de las tradiciones marianas.

 

Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up