UAVDI: por un acceso igualitario a la justicia

0

¿Te has parado a pensar cómo se siente una persona que ha sufrido algún tipo de abuso, ya sea psíquico, físico, económico, escolar o sexual? ¿Y si la persona presenta, además, una discapacidad intelectual que le hace más vulnerable si cabe?

abuso-fundacion-niña

Tras la comisión de un hecho delictivo, sucede que además del daño físico, económico, psíquico y social producido, la víctima suele experimentar un grave impacto emocional, que se agrava al entrar en contacto con el generalmente desconocido entramado jurídico-penal. Las personas con discapacidad intelectual (DI) generalmente ignoran sus derechos porque nadie les proporciona la información legal de una manera adaptada, para que puedan entenderla.

Fruto de este pensamiento nació la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual, un proyecto que surge gracias a la colaboración de profesionales de discapacidad de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, integrantes de la Guardia Civil y la Fundación MAPFRE.

¿Qué es UAVDI?

La Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) nace en 2010, como consecuencia de la colaboración entre un grupo de profesionales de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, la Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Guardia Civil y la Fundación MAPFRE.

Para saber más sobre el funcionamiento de esta Unidad, hablamos con Alberto Alemany, Psicólogo y Director de la UAVDI, además de Director del Centro de día DIEM, Director del Departamento de Calidad Psicosocial y Director de Formación e Investigación de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, además de vecino del barrio de Montecarmelo.

A nuestra pregunta sobre cómo surge la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual, Alberto nos explica que hubo dos hechos que hicieron que UAVDI se pusiera en funcionamiento: “por un lado, desde la Fundación, año tras año identificábamos en nuestros servicios un número alarmante de situaciones de abuso y, por otro lado, en 2010, un equipo de la Guardia Civil experto en víctimas especialmente vulnerables —Sección de Análisis del Comportamiento Delictivo—, contactó con nosotros para pedir asesoramiento en casos puntuales que se iban encontrando en los que la víctima o el testigo tenía discapacidad intelectual. Sumando estos dos puntos, surge ese mismo año UAVDI”.

guia-discapacidad-fundacionLa colaboración con la Guardia Civil hace que comencemos a trabajar e investigar herramientas, de forma conjunta, hasta llegar a la creación de la Guía de Intervención Policial con Personas con Discapacidad intelectual. En 2015 firmamos un convenio de colaboración con la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior que desemboca en que la colaboración se hace extensible a cualquier cuerpo policial y en el desarrollo de la versión unificada de la guía para todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

¿Cómo funciona UAVDI?

La Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual tiene tres grandes ejes de actividad: prevención, investigación e intervención. Dentro de la intervención, la Unidad ofrece tres servicios a las personas con DI: servicio de facilitador, asistencia letrada y psicoterapia.

Toda la intervención es gratuita para las familias y las Entidades.

¿Quién es el facilitador?

En los casos que todavía no han sido denunciados (la mayoría nos llega por una sospecha de un profesor, un psicólogo de un centro, etc.), el facilitador es quien contacta con la persona con DI para hacer una primera valoración de las capacidades y limitaciones que puede presentar y cómo éstas pueden afectar a la hora de relatar los hechos que ella piensa le han sucedido (por ejemplo, cómo tiene de afectada la capacidad para situar un suceso en el tiempo). Tras esa evaluación exhaustiva, diseña los apoyos para superar las limitaciones que ha identificado. Por ejemplo, preguntar a la persona que tiene dificultades para situar el suceso en el tiempo, “esto que me cuentas ha sucedido antes o después de tu cumpleaños, antes o después de tu última visita con el club de ocio al cine…”. A partir de aquí se aborda el testimonio del supuesto hecho delictivo y se hace una valoración de dicho testimonio tras la cual, se asesora a la persona con discapacidad intelectual sobre los pasos a seguir.

En caso de que se decida denunciar, el facilitador intentará: por un lado reducir el efecto de la revictimización (efecto traumático que tiene el paso por el sistema policial y judicial) y por otro, velar porque el órgano juzgador va a contar con las mejores herramientas para hacer su trabajo. Intentará que el número de veces que la víctima tenga que declarar sea el menos posible y además, que las declaraciones sean a través de un experto.

El procedimiento se ajusta a la legalidad. En la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, ratificada por España, se recoge que en el acceso a la justicia de las personas con DI, dichas personas tienen derecho a contar con un profesional experto en su discapacidad que es lo que propone la figura del facilitador.

¿Podría el facilitador manipular, en forma alguna, el testimonio de la víctima?

El trabajo del facilitador en ningún caso es conseguir que salgan sentencias condenatorias. El objetivo del facilitador es, por un lado hacer que el proceso sea lo menos doloroso para la persona con DI y por otro, ofrecer al juez las mejores herramientas para que él haga su trabajo. Consiste en garantizar que el acceso a la justicia de la persona con DI se dé en condiciones de igualdad.

declaracion-abuso
¿Qué es un abuso?

Un abuso es cuando una o varias personas:

  • Te obligan a hacer algo que no quieres.
  • Te engañan para que hagas algo que no quieres.
  • Te causan dolor.
  • Te humillan.

¿Qué tipo de abuso es el más frecuente? 

El perfil de caso que más recibimos es el de abuso sexual intrafamiliar, que además, es posiblemente el caso más complejo puesto que hay una relación familiar y de dependencia entre la víctima y el autor.

La victima, ¿llega a entender lo que ha pasado?

La víctima suele llegar con un grado de confusión muy elevado: por un lado no tiene la certeza de que lo que le está pasado sea algo anormal ya que “si nadie me ha explicado que las relaciones entre padres e hijos no están permitidas social ni legalmente, se entiende que lo que me está pasando es lo normal”. Por otro lado, tienen la vivencia subjetiva de que lo que está sucediendo no les gusta. Todo ello acrecentado debido a que la persona que está cometiendo el abuso es su padre o madre, la persona más querida para ellos.

Desde UAVDI, queremos dotar a las víctimas de las herramientas necesarias para que puedan ver en el cambio la posibilidad de ser felices y no sufrir una situación que no merecían.

¿Cómo se trabaja la educación sexual en personas con Discapacidad Intelectual?

En la Fundación Carmen Pardo-Valcarce, uno de los aspectos más fundamentales a trabajar es la esfera afectiva y sexual de la persona. Históricamente la educación afectivo-sexual a las personas con DI se les ha negado debido a dos mitos: las personas con DI no tienen sexualidad, son como ángeles, como eternos niños, por tanto, si no tienen necesidades sexuales, para qué le voy a explicar yo algo; por otro lado está el mito de que la sexualidad de las personas con DI es desaforada, lo que lleva en ocasiones a relativizar el abuso sexual por aquello de que algo habrá hecho, lo habrá buscado. Hoy en día sabemos que la sexualidad de las personas con DI es igual a la de una persona sin DI y que por tanto necesitan una educación afectivo sexual para que puedan tener una sexualidad sana y libre.

Desarrollo del programa

¿En qué fase se encuentra el desarrollo del programa?

En estos momentos, estamos gestionando la creación de un dispositivo en red para todos los centros que prestan atención a adultos con DI en toda la Comunidad de Madrid. Hemos podido capacitar a uno o dos profesionales de cada entidad en materia de prevención, detección y actuación y les hemos ayudado a generar unos documentos donde plasmar todas las claves para garantizar que se respeten los derechos de las personas con DI. Todos los cuerpos policiales van a contar con un protocolo oficial en donde figure la figura del facilitador.

En la actualidad, el equipo consta de 9 personas para toda España (comenzamos con dos personas). Gran parte de la financiación está siendo soportada la Fundación, por lo que sería de mucha ayuda poder contar con más apoyo económico que nos permitan seguir creciendo.

Desde que se puso en marcha la unidad hemos formado a 4700 profesionales a través de jornadas y congresos y a 2800 profesionales a través de cursos directos. Hemos capacitado a 3100 personas con DI.

• El 71% de los casos atendidos son mujeres y el 29% hombres.
• El 63% de los casos atendidos son adultos, 22% adolescentes y 15% menores 13 años.
• El tipo de abuso más frecuente es el abuso sexual intrafamiliar, con 21% de los casos recibidos.
Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up