Mujer y directiva, ¿una dualidad factible?

0

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, nos centrarnos en la situación actual de la mujer en el mercado laboral y la diferencia entre sexos en este ámbito.

mujer-trabajook

Según un informe publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la actualidad siguen existiendo considerables diferencias en las condiciones y características de la oferta de trabajo de ambos sexos, que condicionan que se sigan produciendo brechas de género en: salarios, puestos de responsabilidad, reparto de cargas familiares, participación en el trabajo no remunerado, repercusión en el empleo de la existencia de hijos, etc.

En dicho informe se recogen, entre otras, las siguientes valoraciones:

  • Las mujeres representan un porcentaje muy elevado de la fuerza laboral en determinados sectores como sanidad, educación o comercio al por menor, y los hombres ocupan la mayoría de los puestos de alta dirección y los trabajos manuales.
  • En los últimos años, las diferencias en los niveles de educación de hombres y mujeres se han reducido considerablemente y las mujeres tienen en la actualidad niveles de educación más altos que los hombres, pero existe una clara disparidad entre el nivel de estudios que alcanzan las mujeres y sus situaciones profesionales y puestos laborales.
  • La Estrategia Europa 2020 y las políticas de empleo de los próximos años están dirigidas a promover la igualdad de género en el reparto del trabajo doméstico no remunerado, promover el espíritu empresarial y la actividad autónoma de las mujeres, evaluar las disparidades existentes en los permisos por motivos familiares (permiso por el nacimiento de un hijo, permiso por cuidados), mejorar la calidad del trabajo a tiempo parcial y la retribución y categoría de los trabajos realizados principalmente por mujeres, así como reducir la infrarepresentación de éstas en puestos de alto nivel y directivos.

*Informe completo.

thumbnail_Ascenso-gestión-de-tiempo-Luxonomistok

A continuación, Patricia Peyró, Psicóloga clínica especializada en el ámbito periodístico de la divulgación, nos habla sobre la manera en la que afrontamos una determinada situación laboral, al mismo tiempo que nos aporta algunas fórmulas universales para conseguir el puesto de trabajo que creemos merecer. 

CÓMO PROMOVER UN ASCENSO Y COMBATIR EL BURN-OUT

@patriciapeyro

Conseguir un plan de carrera acorde con las ambiciones y capacidades personales puede ser una misión imposible si no se construyen las oportunidades para ser promovido.  No quedarse atrás y luchar por el puesto que uno cree merecer y siente como suyo es el primer paso para avanzar en tiempos de crisis.

Los ascensos, ya sean laborales o económicos, no caen del cielo, sino que obedecen a razones internas relacionadas con los intereses y objetivos que se plantea la empresa,  y siempre dentro del encuadre delimitado por el departamento de Recursos Humanos y por la propia actividad corporativa.

Estando de vacaciones, son muchos los que, de forma anticipada, comienzan a sentirse “quemados” incluso antes de volver, ante la idea de regresar a una rutina laboral estancada, pero de la que no pueden escapar, simplemente por una razón económica.

La mayoría de las bajas laborales relacionadas con la depresión y el estrés tienen su origen en el síndrome de Burn-out, que comienza con apatía pero que termina somatizando con padecimientos físicos, y que se traduce en graves pérdidas económicas para la empresa.  El absentismo laboral se sitúa entre el 6% y el 8% en el sector privado y alcanza cifras mayores en el sector público, según datos de Comisiones Obreras.

Lo que se conoce como “síndrome post-vacacional”, o depresión aguda vinculada a la vuelta al trabajo tras las vacaciones, podría evitarse en gran medida cambiando los esquemas y condicionantes mentales que nos limitan por una actitud más positiva y mayor confianza en las propias posibilidades, junto con un plan de acción.

Qué dicen los expertos

Todos concuerdan en que cualquier mejoría laboral se debe a algo, y en que nunca ocurre por casualidad.  “Un ascenso es la consecución a una forma de trabajo, en combinación con una forma de ser flexible y positiva”, nos  dice Arantxa Cámara, psicóloga experta en psicología positiva y que trabaja en coaching a directivos.

En su trabajo diario, intenta que sus trainers relacionen los resultados que obtienen en la oficina con sus variables personales, de forma que se den cuenta de la importancia que cobran factores como la autoestima, una percepción realista de la realidad, y la propia actitud.  “En demasiadas ocasiones hay un estancamiento laboral acompañado de una depresión y una sensación de no poder hacer nada para cambiar la situación.” En trabajar todos esos conflictos está la terapia.

“Los resultados son espectaculares: sólo el tomar conciencia del concepto <Yo puedo cambiar esta situación, y en mi mano está> reorienta a la persona hacia un cambio positivo, que se generaliza, además, a otras parcelas de su vida.”

Quejarse no ayuda

No todas las empresas cuentan con un plan de carrera para sus empleados y, en estos casos, los nombramientos y las buenas oportunidades se suceden de forma algo improvisada y de acuerdo a las necesidades empresariales que van surgiendo.

Ante un panorama tan desalentador, “¿qué se puede hacer?” Existen algunas fórmulas universales para ponerse en posición de ganar.  

  1. Mantener una actitud positiva: tener buena cara en el trabajo es fundamental para que los jefes te tengan en estima y cuenten contigo.
  1. Ser competitivo: evitar comportamientos irresponsables, trabajar por objetivos con constancia, actitud y responsabilidad.
  1. Hacer equipo: un dicho oriental reza que “solo se puede llegar más rápido, pero acompañado se puede llegar más lejos”. Trabajar las relaciones sociales y hacer “net-working” ayuda.
  1. Huir del pensamiento “loser” y tomar modelos positivos, sin contagiarse por actitudes pesimistas que acoten la capacidad de actuación.
  1. No limitarse a los modelos convencionales y aplicar el lateral thinking que propone Edward Bono, alumbrando los problemas desde puntos de vista diferentes a la lógica más ortodoxa para encontrar nuevas respuestas a problemas ya conocidos.

En suma: evitar los lloriqueos para centrarse en la acción, aunque sólo sea por no amargar a los familiares que están en el entorno, y, sobre todo, ¡por no fomentar la autocompasión!

Compartir

[La Revista de Montecarmelo]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Scroll Up